Vestuario

LA TÚNICA

El Hábito bicolor de la Hermandad con sus colores en base al simbolismo que ambos tienen:

  • ROJO, significa la preciosa sangre del Redentor, el amor y el sacrificio.
  • BLANCO, simboliza la pureza de la virgen Santa Marta y la caridad.

Estos colores son la confirmación eucarística de la hermandad.

Sus características son: Túnica color crema claro, con cuellos, bocamangas y botones en terciopelo de color rojo sangre. Ceñidor-fajín de terciopelo color rojo sangre. Capirote alto de terciopelo color rojo sangre (excepto los braceros /as). Guantes blancos, calcetines y zapatos negros.

Los hermanos de la Junta Directiva llevan capa de lana blanca con vueltas de terciopelo color rojo sangre.

Su diseño fue aprobado en 1947 y fue la primer cofradía que rompió con con el tradicional negro imperante en la mayoría de las túnicas.

EL MEDALLÓN

Los primeros que se utilizaron, fueron unos forrados de tela idéntica a la de la túnica, llevando bordadas en hilo rojo las letras H.S.M., y bordeado todo él con un cordón con hilo rojo.

Los reformados Estatutos del 53, establecían que este medallón fuera de metal, representando la escena evangélica en que marta pide a Jesús que la ayudase su hermana maría en los preparativos para agasajarla, llevando las palabras "Unum  est necesarium", que configuraba el distintivo de la Hermandad, recogido en el Guión.

Los medallones de tela, desaparecieron definitivamente en el año 1955, desde entonces, este ha sido metálico, si bien primero plateado, después dorado (tipo bronce) y actualmente son plateados, con un envejecimiento artificial, sujetos con un cordón blanco.

EL HACHÓN

Ya que, en el año 1947, las calles leonesas gozaban de una  deficiente iluminación, para lograr que las procesiones en las que participase la Hermandad de Santa Marta, tuviese mayor cantidad de luz, se acordó que los hermanos papones, en lugar de llevar cruces (como era habitual en aquella época), se llevase iluminaria.

En el año 1968 se volvió acordar sustituir dichos hachones, por unas cruces blancas con su parte central en color rojo fluorescente. Dichas cruces, se vieron desplazadas en el año 1991 por unos cirios de llama natural, cuyo cartucho de combustible de parafina líquida puede ser recargable.